De las bolsas de plástico en el comercio se está pasando a las bolsas de papel, e incluso a las bolsas de larga duración fabricada con diversos materiales, como el plástico, tela, rafia, etcétera; aludiendo siempre a un argumento basado en el respeto al medio ambiente, para evitar la generación de residuos altamente contaminantes para nuestro entorno.

En cuanto a las bolsas de plástico y de papel para un solo uso, los comercios tienen que elegir qué opción es la más adecuada, no solo tienen en cuenta los costes, sino la imagen, la contaminación, el tipo de cliente, etcétera, pero hoy en día no está tan claro cuál de los tipos de bolsas contamina más.

En Embalaje Activo, S.L.N.E. (EMAC) ofrecemos toda la información a nuestros clientes, para que puedan elegir la opción más adecuada:

1.   El precio de las bolsas de plástico suele ser más económico que el de las bolsas de papel marrones más básicas.

2.   La fabricación de plásticos se hace con hidrocarburos y la del papel con pulpa de árboles, aunque ambas son contaminantes para el aire, el proceso del papel para producir la misma cantidad que de plástico es mucho más nocivo.

3.   En cuanto a la contaminación del agua, la producción de papel exige muchos químicos y agua, por lo que contamina 50 veces más que producir idéntica cantidad de plástico.

4.   El proceso de reciclaje de una bolsa de plástico demanda un 91 por ciento menos de energía que una bolsa de papel.

5.   En cambio el papel se descompone mucho más rápido que el plástico, ya que en 4 ó 5 meses desaparece, mientras que las bolsas de plástico para el comercio necesitan siglos para su degradación.