Hoy queremos contarte algunos datos del proceso de fabricación de las bolsas de rafia baratas que comercializamos. ¿Sabes, de hecho, qué es la rafia?

En origen llamábamos rafia solo a una fibra natural de origen vegetal que se obtiene a partir del yute o Raphia, una planta tropical de tallo leñoso, similar a una palmera. Con esta fibra se pueden hacer arpilleras para fundas, bolsas, envoltorios, esteras, accesorios para el pelo, calzado…

Este material natural se sigue usando y se hila de forma similar al lino y el cáñamo, pero su uso industrial más extendido es en cuerdas y sacos sobre todo, y no tanto para ropa, donde es más sencillo y económico lograr los mismos resultados con fibras sintéticas.

Estas suelen ser de polipropileno trenzado, lo más habitual en bolsas de rafia baratas para comercio, aunque también pueden ser de polietileno. Se funde el plástico con calor y se somete a altas presiones para moldarlo, dando como resultado bolsas resistentes, que se pueden reutilizar varias veces, y ofrecen una apariencia menos temporal y más original que las de plástico de un solo uso. Además no se rompen ni se rasgan fácilmente y quedan como nuevas por un tiempo largo si no metemos nada demasiado pesado ni forzamos sus dimensiones.

El trenzado se hace con hilos flexibles que se cruzan en ángulos de 90 grados. Además de en bolsas se usa en decoración del hogar y en complementos de moda, sobre todo de inspiración tribal.

En Embajaje Activo, S.L.N.E. (EMAC) podrás conseguir bolsas de rafia baratas, bolsas de papel, de cartón o de plástico, todo para envolver tus productos de modo elegante y funcional.